BUSCA Aquí Lo que Quieras Saber sobre Salud!

Como Tratar Espinas Enterradas

Pasear por una zona yerma presenta un conjunto particular de desafíos que no se pueden hallar en otros paisajes. Incluso cuando vayas únicamente por una travesía casual, precisarás estar alarma de los cactus con espinas que se puedan adherir a tu ropa y horadar tu piel.

Como Tratar Espinas Enterradas

Como Tratar Espinas Enterradas

Ciertos géneros de cactus, como el choya y el “oso de peluche”, tienen docenas de espinas delgadísimas que se pegan de manera rápida a lo que sea pase cerca de la planta. El cactus más amenazante es el nopal o bien tuna, puesto que tiene espinas más gruesas y filosas que pueden ocasionar una reacción dermatológica si la persona lastimada no se las quita inmediatamente.

1 Emplea pegamento.

La forma más eficaz de eliminar los gloquidios del cactus es usando pegamento blanco escolar sobre tu piel, puesto que te va a ayudar a sacar la mayoría de gloquidios. Extiende una capa de pegamento blanco sobre tu piel en la parte superior de los gloquidios pequeños del cactus. Espera de cinco a diez minutos a fin de que el pegamento se seque, y después quita el pegamento. Los gloquidios van a salir de la piel y se adherirán al pegamento. Repite este proceso cuantas veces sea preciso, para quitar todas y cada una los gloquidios.

2 Prueba utilizando cinta adhesiva.

Se ha probado que la cinta de embalar es eficiente en el momento de sacar los gloquidios de la piel. Es suficiente con estirar un pedazo de cinta adhesiva sobre la zona en la que están bloqueadas los gloquidios. Presiona la cinta adhesiva sobre la piel y cuidadosamente, frótala sobre los gloquidios para cerciorarte de que estén bien pegados. Entonces, sujeta un extremo de la cinta adhesiva y retira la cinta de forma rápida, arrancando los gloquidios junto con ella. De ser preciso, repite este procedimiento con nuevos pedazos de cinta hasta el momento en que las hayas retirado todas y cada una.

Haz Clic Aqui Para Ver  Remedios Caseros Para Aliviar La Diarrea

3 Emplea pinzas.

Utilizar pinzas puede consumir un buen tiempo, mas te dejarán quitar todos y cada uno de los gloquidios perceptibles que estén bloqueadas. Sitúate en una zona con luz refulgente (es preferible emplear luz natural) y emplea una lupa de ser preciso. De forma cuidadosa, arranca cada una de los gloquidios de tu piel, cogiéndolas cerca de la base, donde estas se hallan con la piel. Aparte de las técnicas ya citadas, emplear esta técnica puede ser el medio menos molesto y más eficiente.

4 Prueba utilizando pantimedias.

Si bien no pueda suprimir el cien por ciento de los gloquidios, emplear pantimedias es buena forma de sacarlas velozmente. Sujeta un viejo par de pantimedias (que no te importe botar después), y forma una pelota. Frota la pelota velozmente de un lado para otro sobre tu piel; los gloquidios del cactus deben adherirse a las medias y retirarse con el incesante frotamiento. Sigue con este procedimiento utilizando otras secciones de la pantimedia hasta el momento en que ya no haya ninguna astilla.

5 Prueba pulimentar los gloquidios.

Si tienes gloquidios en parte de tu cuerpo, que no es particularmente sensible (como tus pies), puedes pulimentar los gloquidios. El pulimentado no las va a sacar, mas va a romper las puntas de los gloquidios. Utiliza una piedra pómez para frotar de un lado a otro sobre la piel, en el sitio en donde se adhirieron los gloquidios. Puedes enjuagar la piel con agua tras quitar cualquier astilla que haya quedado.

6 Evita tocar las espinas.

Pese a que las espinas de cactus grandes pueden parecer bastante simples de sujetar con los dedos, de forma frecuente poseen pequeñas agujas conocidas como gloquidios. Tocarlas, aun muy levemente, va a hacer que se adhieran a tu piel; son considerablemente más bastante difíciles de eliminar que las espinas. Deja la espina y usa herramientas para sacarla.

Haz Clic Aqui Para Ver  Tips Para Terminar Con El Estreñimiento

7 Emplea pinzas para eliminar las espinas.

Sujeta dos pinzas y sujétalas de tal forma que evites tocar la espina con tus manos. Con mucho cuidado, pellizca la base de la espina con las pinzas lo más sobre tu piel que puedas. Para extraer la espina, hala de forma lenta cara fuera. Repite este proceso para todas y cada una de las espinas, si tienes múltiples que se han quedado bloqueadas en tu piel.

8 Limpia la herida.

Dado a que las espinas de cactus son bastante grandes, con frecuencia dejan pequeñas heridas punzantes que pueden sangrar o bien no. Con independencia de si hay sangre presente o bien no, deberás adecentar la herida a fin de que no se infecte. Emplea hamamelis o bien agua oxigenada para adecentar el corte; vierte un tanto en un algodón y aplícalo sobre el corte. De ser preciso, usa una curita o bien una gasa para vendar la herida.

Te Gusto? Ayúdanos a Llegar a Mas Personas Compartiéndolo en Las Redes Sociales!




BUSCA Aquí Lo que Quieras Saber sobre Salud!




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *